martes, 15 de noviembre de 2016

Un fin de semana en la Costa Amalfitana (Italia)

 

 

 

La sinuosa carretera que recorre la Costa Amalfitana sorprende en cada curva con estampas de villas que se descuelgan por las laderas hasta besar el Mediterráneo. Estas curvas son solo la antesala de aquellas que redondearán nuestra figura tras este viaje.


Esta franja de litoral también es conocida por un nombre mucho más sugerente: la Costa de las Sirenas. El motivo de ese nombre es la presencia de tres islotes (las Sirenuse, hoy día llamadas Li Galli) considerados la patria de las sirenas, esas míticas figuras que atraían a los navegantes con fines maléficos.

Renato Fucini escribía en 1878 que para los amalfitanos el día del Juicio Final sería como cualquier otro ya que vivían en el paraíso. Tras recorrer gran parte de los 36 kilómetros de la Costa Amalfitana y haber visitado muchas de sus poblaciones, podemos confirmar que no se equivocaba. Declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1997, este litoral ­–que comienza en Positano y finaliza en Vietri sul Mare– continúa ofreciendo la misma autenticidad de antaño.

Los paisajes sorprenden en cada curva de la sinuosa ‘nastro azzurro’ (línea azul), como la llaman los locales. Esta carretera panorámica, estrecha y excavada en la roca, exige tanta concentración en el conductor como interjecciones de asombro arranca en sus acompañantes. El mar es una constante en el sinuoso trazado de la 163, al igual que las pequeñas poblaciones situadas en las laderas o los huertos de cítricos cultivados en terrazas.

Puedes continuar leyendo en https://goo.gl/B5RH9L

domingo, 16 de octubre de 2016

Nápoles, Sorrento y Costa Amalfitana

 

 

Nápoles es la antesala de nuestro viaje a Sorrento y la Costa Amalfitana, una ciudad que no te cansas de visitar una y otra vez. Su belleza caótica constrasta con los atractivos que ofrece la península de Sorrento y las preciosas villas que se descuelgan por las laderas, casi hasta besar el mar, en la Costa Amalfitana.


Nápoles es la puerta de entrada más conveniente a Italia si nuestro objetivo es recorrer Sorrento y la Costa Amalfitana, además de ser un destino que no te cansas de visitar, aunque ya lo conozcas. Nápoles también es la capital de La Campania, la ciudad que mayor población tiene del sur de Italia y la reina del caos. Ese mismo caos que desagrada a algunos y enloquece (en el buen sentido) a otros. Una ciudad donde los tenderos vocean su mercancía, donde a pie de calle puedes comprar fruta o pescado, donde tomar un café aunque estés sin blanca o donde el poeta Virgilio escondió un huevo para que la protegiera de cualquier fatalidad. También es ese lugar que enamoró y exacerbó el habitual deseo español de conquista allá por el siglo XV y XVI, llegando a anexionarlo como colonia y virreinato. La mejor muestra de esa floreciente época es el Quarteri Spagnoli (Barrio Español) donde, además de disfrutar de imponentes edificios, es un placer comprobar la agitada vida comercial de vía Toledo. La nostalgia y ese aire decadente napolitano envuelve también el casco histórico (reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco), incluso supera a la opulencia que muestran en su impresionante factura el Duomo, la basílica de San Francesco di Paola, el monasterio de Santa Chiara o el Palazzo Reale.

Puedes continuar leyendo sobre Nápoles y Sorrento en https://goo.gl/LRnDe7

O bien ir directamente al artículo de la Costa Amalfitana en https://goo.gl/B5RH9L

domingo, 18 de septiembre de 2016

El Condado de Donegal a través del visor (Irlanda)

 

 

Irlanda es uno de esos países a los que nunca puedo decir que no. La última visita que he hecho a esta preciosa isla ha sido al condado de Donegal. 

En esta ocasión mi objetivo era realizar las fotografías que acompañasen el texto de otro periodista, Óscar Checa. Puedes ver algunas en este link (https://goo.gl/JU2V2S) y el resto en la edición de papel de la Revista ViajeroS (https://goo.gl/HmNZOG).